Suicide o el nacimiento del Synth-Punk

Suicide o el nacimiento del Synth-Punk

Vinilos Blank Generation

Facebook Google+ RSS Twitter YouTube
Suicide o el nacimiento del Synth-Punk

Suicide o el nacimiento del Synth-Punk

Dentro de la primera oleada del punk neoyorkino, apareció un dúo que usó una vieja caja de ritmos como medio para su supervivencia. Martin Rev y Alan Vega se desmarcaron del abrupto sonido que imperaba en CGBG o Max Kansas para liberar su creatividad bajo un sintetizador en lugares tan exóticos como salas de exposiciones ó galerías de arte. Hoy en Vinilos Blank Generation repasamos la historia de Suicide. Bienvenidos al punk más artístico.

Sirva este post como homenaje a Allan Vega, fallecido el pasado 16 de julio, líder de Suicide y abanderado el punk electrónico.

suicide punk

Suicide: otro punk

Patti Smith dijo una vez que el rock and roll era la suma del arte y la electricidad. No sabemos si estaba pensando en Suicide, pero desde luego puede ser una buena definición del binomio Rev/Vega. Fruto de la iniciativa estatal llamada “Project of Living Artist”, el vocalista Alan Vega pudo experimentar por primera vez con la música electrónica. Aquel espacio/taller donde los jóvenes daban rienda suelta a sus creaciones, se convertiría en el lugar del primer “concierto” de Suicide”. Después vendría una galería del Soho, OK Harris, donde Vega hizo su primera exposición, y más tarde aquel teatro off-Broadway más conocido por todos: El Mercer Arts Center.

suicide punk

Suicide toma su nombre de un pasaje (“Satan Suicide”) de uno de los cómics favoritos de Alan Vega, amante de las ilustraciones, llamado Ghost Rider. Como relatan en una de sus entrevistas, los inicios fueron duros en aquella efervescencia de inicio de los 70; Suicide se forma “como mucho con 10 pavos” en palabras de su vocalista. Las cosas mejoran a finales de la década, comienzan a telonear a The Cars ó Elvis Costello, que al menos sirve para pagar costes.

En el famoso año 77, publican su primer Lp “Suicide” qué paradojas de la vida, sin parecerse en nada a los lanzamientos de las primeras bandas “contracorriente” de aquel año, es considerado uno de los clásicos del punk. ¿Una canción de más de 15 minutos, en el 77?!!

Su segundo trabajo ya en 1980, se publica bajo el título The Second Album” siendo una ruptura con el sonido electrónico e industrial de su predecesor, y acercándose más a la melodía. Después vendrían “A way of Life” (1988), “Why be blue” (1992) y American Supreme” (2002) para cerrar hasta ahora sus discos de estudio.

Por cierto, y metiendo la cuñita, Suicide ha recibidos ya varios votos en nuestra Gran Encuesta del Punk. Animaros y mandadnos vuestra lista de los 10 mejores discos de la Historia! Salud y Punk Rock.

participa gran encuesta del punk

 

Foto Cabecera: Pinterest

Otras fotos: DangerousMinds

Have your say

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando das tu consentimiento para la instalación de las citadas cookies y de la política de cookies de esta web. ACEPTAR

Aviso de cookies